5 de noviembre de 2013

Que no te den calabazas

Parece mentira, pero he vuelto a cometer el error que siempre cometemos las madres....he preguntado a un niño de dos años.
 
- Pablo, hijo mío, ¿de que te quieres disfrazar para la fiesta de Halloween?
 
La cosa con Jimena, salió bien el año pasado, porque en plena mudanza, papa le hizo un disfraz de fantasma, que no tiene talla, lo mismo le vale a ella (otra vez para este año). Sabana, tijeras y perfecto!
Pero este año, Pablo ha decidido, que quiere ir ¡de calabaza!
Y yo, madre entregada, presumiendo delante de las anti-madres del trabajo, que creen que una aguja es una empanada de ternera....digo, que yo siempre le hago los disfraces a mis niños, (vamos, no saque la capa de orgullosa supermama por no abrir el bolso!!!). Claro, que hasta ahora habían sido caperucitas, wendys y fantasmas....esto era distinto (música de psicosis).
Pero la vida esta hecha de retos, y este, esta conseguido.

Me fui con los peques a un bazar chino a comprar los materiales necesarios: fieltro, cintas, gomaeva....y vi que en caso de que todo fuera mal allí había un disfraz de calabaza (¿habria ido Pablo de excursión con la guarde?).
Ayer empecé... Primero haciendo un patrón, poniendo una camiseta del peque, cortando el fieltro y ¡oh, horror! Si no se coser....
Pero allí estaba mi madre, a 700 km, para darme unas instrucciones por teléfono, y fueron tan buenas.....que aquí esta el resultado.
 
 



 

 


 
 
Lo de hacer el gorro, ya era un poco mas complicado, así que le puse una cinta (para que se ponga como un delantal y una lazada en un lado). Demostrado, de todo se sale en la vida así que aquí tenéis el resultado:


Si os gusta, compartidlo y suscribiros al blog, que se avecinan post súper interesantes.



Blogging tips